Los avances tecnológicos, las normas y la aparición en el mercado de refrigerantes más modernos, promueven importantes cambios en los sistemas de climatización para los hogares, convirtiendo a la aerotermia en una opción eficiente. De esta forma se contribuye a electrificar viviendas, gracias al frío y el calor generados de forma más eficiente.

Calefacción y refrigeración

Los sistemas aerotérmicos tienen la capacidad de proporcionar aire frío en las épocas estivales y aire caliente en las estaciones más frías; además proporciona agua caliente al hogar. Todo esto lo realiza extrayendo la energía del ambiente que se encuentra almacenada en el aire, a través de un ciclo termodinámico.

Por medio de un equipo especial, ubicado en el exterior de la estructura, se atrapa el aire y se transforma su calor, posteriormente, pasa a una pieza ubicada en el interior. Gracias a un circuito hídrico, el artefacto logra crear calor o frío según sea necesario.

Las instalaciones aerotérmicas garantizan una eficiencia cuatro veces mayor a la que ofrecen los sistemas de climatización tradicionales; en gran parte por la facilidad de uso y que no depende de sustancias especiales para su funcionamiento.

Altos gastos económicos

La primera inversión, será algo costoso comparado con los sistemas habituales; sin embargo, el ahorro que traerá a futuro su instalación, será de gran ayuda. Sumado al hecho de que únicamente requiere de agua para su funcionamiento, estos artefactos generan un gasto eléctrico muy escaso.

Nuevas tecnologías

Nos encontramos en un momento histórico para los sistemas de climatización. Cada día se realizan estudios y pruebas para optimizar estos equipos de tal manera que, permitan el ahorro de corriente al usuario y por consecuencia, de los gastos económicos. Además, se trabaja en tecnologías que sean más amables y conscientes para con el medio ambiente.

Centro de preferencias de privacidad

    Necessary

    Advertising

    Analytics

    Other